America's Cup · abril 26, 2024

Entrevista con Marcelo Botín,diseñador de barcos

Extraída de El Mundo Deportivo

Los diseños de Marcelino Botín han ganado todas las competiciones de vela de alta competición, ya sea de crucero u oceánica, menos la Copa América. “No me obsesiona, pero está claro que me gustaría ganarla”, dice a MD el cántabro, diseñador jefe del Alinghi Red Bull Racing suizo que se botó la semana pasada en Barcelona

Marcelino Botín (Santander, 61 años) es el diseñador jefe del equipo suizo Alinghi Red Bull Racing para la Copa América Barcelona’2024. Ésta será su cuarta America`s Cup. Y estamos probablemente ante el diseñador con mayor conocimiento de la clase Copa América ya que suyos son los AC75 del equipo estadounidense American Magic en 2021 y con anterioridad del Team New Zealand en la edición de 2007 en Valencia y del Luna Rossa de 2013 en San Francisco. Se cumplen 20 años de su llegada a la prueba deportiva más antigua del mundo. Sus diseños han ganado todas las competiciones de vela de alta competición, ya sea de crucero u oceánica, menos la Copa América. “Eso sí me gustaría, aquí en Barcelona o en futuras ediciones. No me obsesiona, pero está claro que me gustaría ganarla”, dice el cántabro. Fue finalista en 2007 en Valencia con el Team New Zealand y perdió la final frente al Alinghi (5-2).

¿Podría darnos las tres líneas maestras del diseño del nuevo Alinghi Red Bull Racing?

Tú arrancas con unas ideas básicas pero sin saber muy bien lo que va a pasar. Un barco como este se va gestando y resulta que acaba siendo así. No quieres empezar con líneas maestras sino con una hoja en blanco, sin ninguna idea preconcebida y a ver qué pasa, es casi una mejor estrategia de diseño y casi la que nosotros utilizamos sobre todo al principio.

¿El elemento, el aspecto, la técnica que ha encontrado más dificultad a la hora del diseño?

Conseguir un barco que sea bueno en todas las condiciones, eso es lo más difícil y aquí en Barcelona especialmente, las condiciones son tan cambiantes que lograr un barco que sea bueno con poco viento, con mucho, con olas pequeñas, medianas, grandes, con un periodo amplio, corto…Es súperdifícil. Y este ha sido el gran reto que mi equipo ha tenido que afrontar. Espero haber conseguido un buen resultado, estamos muy orgullosos del barco y cumple con las expectativas.

Esto del espionaje en el diseño ¿son historias del pasado o todavía existe hoy esta mística…? ¿La Copa América es, como dicen, la guerra?

La Copa América, sí, es la guerra, pero no se espía, no pasa (se ríe).

¿Hay elementos innovadores en el diseño?

Hay varios elementos innovadores en muchos aspectos, los foils, en la parte aerodinámica del casco, desde ese punto de vista el barco es bastante radical. Por lo general y por principios, procuramos no ser conservadores.

En los diseños de barcos de la Copa America ¿está ya todo inventado?

Espero que no porque si no no tendríamos trabajo (se ríe). Siempre hay cosas nuevas por hacer y basta que te pongas a trabajar con un equipo tan bueno para que descubras cosas nuevas.

Diseñó en su día el Team New Zealand, el Luna Rossa, el American Magic, ahora el Alinghi Red Bull Racing, oiga lo ha tocado todo o casi todo…

Eso significa no que soy muy bueno sino ¡que soy muy viejo! (se ríe). No puedo responder a esta pregunta, je, je.

¿Ha contado con un presupuesto limitado o ilimitado?

Todos los presupuestos son limitados. Lo otro es un mito. Y es bueno que sean limitados porque si no la gente se despista con cosas intrascendentes y es fundamental que cuando se diseña un barco de estas características se concentre toda la energía en los temas importantes. Si lo tienes ilimitado cualquier cosa vale y eso no es. No es una buena estrategia. Sí prefiero, reconozco, un presupuesto generoso. Ni siquiera sé la cifra de lo que puede haber costado el barco. No me interesa. Para hablar de cifras tendrás que preguntar a otra persona…

¿Ha tenido en cuenta en el diseño la famosa ola de Barcelona?

Por supuesto. Lo que más me gusta de este nuevo barco es que está diseñado para las condiciones de Barcelona con el campo de regatas que tenemos aquí y es el gran reto. Nunca hemos tenido estas condiciones en la Copa, y tienen tanta influencia sobre el diseño del barco…Estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido porque es competitivo en todas las condiciones y eso es lo más difícil de lograr. Además, tienes que asumir que vas a tocar el agua algunas veces. Con mar plana, si cometías un error no pasaba nada. Ahora sabes que hay olas y debes procurar que no te paren el barco y que la resistencia que te genere la ola será la menor posible. Se puede parecer a la de Valencia pero en Auckland con estos mismos barcos era distinto, era navegar en un lago, está lleno de islas y evita que entre mar. Aquí es un reto, olas mus distintas, la altura, nunca te viene de proa o muy pocas veces y eso dificulta las cosas…

¿Le hubiera gustado ser el diseñador de un desafío/barco español?

Sí, claro, pero eso nunca estuvo sobre la mesa, que yo sepa. Ahora ni me lo planteo si me hubiera gustado o no. Si en un momento dado se diera el desafío español, claro que me encantaría diseñar el barco.

Marcelino Botín, Joan Vila…¿suficiente cuota española para el éxito?

Hay muchos más, solo en nuestro equipo de diseño hay diez o doce. No están en el equipo porque son españoles sino porque son muy buenos. La base del equipo es nuestra. España, sorprendentemente, despunta en el diseño, sí, no me pregunté porqué, así es, sin duda. A todos nos hubiese gustado tener un equipo español y estar en él.