La Gaviota Carlota se queda sola

La Gaviota Carlota se queda sola

Pues sí. Al final, el delfín Serafín ha tenido que irse con su manada rumbo al Estrecho de Gibraltar, y si hace falta, más al sur para buscar las aguas cálidas cerca del ecuador.

Y la Gaviota Carlota se queda triste y sola, y por las mañanas ya no podrá hablar con su contertuliano Delfín Serafín. Algunas compañeras le han dicho que se quedaría tranquila por unas semanas. Pero ella piensa al contrario. Le gusta hablar. Necesita hablar. Necesita saber que alguien le escucha. La soledad es dura y trsite bajo la apriencia de falsa tranquilidad.

La Gaviota Carlota no posee nada. Pero sin embargo extrañará la ausencia de su amigo. Es pobre, pero lo que tiene no se puede comprar. Tiene libertad, pero no le sirve de nada porque no la puede ejercer. Y mientras, mira hacia el sur, donde intenta escudriñar si el delfín Serafín ya ha doblado el Cabo de Begur


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.